REFLEXION SOBRE LA CONTAMINACION AMBIENTAL

 

" EL MUNDO PUEDE SER,

TAN GRANDE O PEQUEÑO

COMO TU QUIERAS.

SOLO DEPENDE,

DE CUAN LEJOS QUIERAS VER...

 

Por: Samuel Laboy

Mi pensamiento anterior es aplicable, entre muchas otras cosas, a la contaminación de nuestro ambiente. Nos preocupa la contaminación de gases automovilísticos e industriales en nuestro pueblo, barrio, en nuestra área. Nos preocupa la contaminación del río cerca de nosotros, de nuestras playas. Nos preocupa la contaminación de los animales de nuestros vecinos en nuestros patios, del ruido de la juventud con su música al más alto nivel de sonido.

Pero, realmente el problema de contaminación actual es de mayor envergadura. Podemos empezar desde nuestro sistema solar, y por más, por nuestro Planeta. Luego de lanzar miles de satélites a orbitar la tierra, destruyendo cientos de ellos sobre la atmósfera, dejando una "carretera" de desperdicios mecánicos, piezas sueltas, pedazos de metal y miles de artículos más, dando la vuelta sobre nuestras cabezas. Ahora los científicos tienen temor de lanzar nuevos satélites ya que podrían ser afectados al chocar con algunos de estos desperdicios.

Nuestro Creador protegió nuestro Planeta con una capa de ozono en la atmósfera para filtrar los rayos solares. Sin embargo, las grandes industrias, los contaminantes del aire de las emisiones vehiculares, aún los productos gaseosos de los "rociadores "manuales, se han ido encargando de destruirla. Nuestra población está expuesta ahora, con gran parte de la capa de ozono destruida, a sufrir de cáncer de la piel motivado por los efectos de la radiación solar.

Las aguas de los mares están siendo contaminadas por miles de barcos navegando, sin control ambiental sobre disposición de sus desperdicios, gases, y arrojo de basura. Las pérdidas de petróleo, gasolina y otros combustibles sobre el mar son la orden del día. Pero aún más, nuestros alcantarillados pluviales descargan al mar, llevando basura y demás desperdicios, al igual que los ríos. Contaminación que siempre es dañina.

Para todos los proyectos que afecten nuestro Planeta, el control ambiental debería ser dirigido y controlado por organismos mundiales. Cubriendo desde lanzamientos de cohetes espaciales, hasta los desarrollados de grandes industrias, generadores de desperdicios, especialmente nucleares. Para ser efectiva, las organizaciones debe poseer autoridad sobre los países. Por otro lado, cada país debe tener organismos locales pero al nivel nacional, que hagan obligatorio los informes de impacto ambiental para cada proyecto que se planee realizar.

El control ambiental es algo que se debe enseñar en escuelas y colegios. Todos debemos conocer esa materia y practicarla. La misma forma parte de nuestra vida y el futuro de nuestro planeta. No es algo que pertenece exclusivamente al hogar. Aunque es el hogar donde debe empezar la enseñanza y el adiestramiento. El niño debe saber que su cuarto no es el sitio para guardar los platos sucios, las latas de refrescos vacías, la basura. Lo ideal es un cuarto limpio de contaminación. Así también debe ser la casa, la urbanización y el pueblo o ciudad. Cuando esos niños sean mayores sabrán controlar mejor su ambiente.

Los cambios en nuestra sociedad, donde ambos padres trabajan fuera del hogar, han motivado cambios en los principios morales y le ha brindado más libertad de acción a sus hijos. Esto ha dado motivo a que la juventud se agrupe y establezca sus propios principios y podríamos decir, leyes. La temprana educación sexual los ha llevado a experimentar el sexo antes de estar preparados para afrontar los riesgos de embarazo y de la manera de mantener y proveer las necesidades de sus hijos. La juventud es atraída por las Compañías de cervecerías con grupos musicales, altos sonidos y la excitación sexual con anuncios provocativos. Todos esto, forma una gran contaminación actual y futura sobre la mente de la juventud, que muchos no ven. Los jovenes son atraídos indirectamente hacia la música en altos niveles de volumen, a la bebida y en ocasiones a las drogas. Además de la contaminación mental de nuestra juventud, damos rienda suelta a que la población se aumente sin control. Evidenciado por la gran cantidad de embarazos de niñas en nuestras escuelas elementales y superiores. Conocemos que a mayor población, existirá más riesgo de contaminación ambiental. En cambio, los padres se hacen más tolerantes. Vemos que se acepta tranquilamente el que una joven tenga relaciones sexuales e hijos, para luego casarse, o si no, se ha acuñado la frase de "madre soltera" para excusar estas relaciones.

La alta tecnología permite acceso a películas de sexo y violencia con suma facilidad, tanto a la juventud, como adultos. Hoy se aprende que hay que defenderse a tiros y que las mujeres son para usarse. El matrimonio está obsoleto. "Los hijos sin padre" son cosas de todos los días. ¿Quién se va a preocupar por el ambiente, que no sea obtener momentáneamente sus beneficios? Y el que venga atrás, que se preocupe. ¿Quién le dice a la Sra. Vecina que controle sus 10 gatos que están contaminando nuestros patios, nuestra salud, y nuestra paz mental, sin recibir un insulto y un enojo. ¿Quién le dice a un joven que no tire una lata al piso, sin el temor de que le pueda contestar una grosería.

No obstante, sabemos que esos son controles personales que deben tener los propios individuos. Deben ser aprendidos en el hogar, las escuelas, iglesias, etcétera. Nadie debe tener que señalárselo.

Sencillamente no hay adiestramiento sobre contaminación ambiental general en nuestra sociedad. Vemos los dormitorios de nuestra juventud, y adultos también, llenos de basura y desperdicios. Los padres no pueden controlar la situación. La basura se tira inmisericordemente en las calles, teatros y lugares públicos. El gobierno se hace de la vista larga. Por toda la vida se ha estado recogiendo la basura con los fondos provenientes del pago de contribuciones. Ahora se alega que el recogido de basura es gratis, que hay que cobrarlo. ¿Qué razón hay para cuestionar el pago del recogido de la basura? Eso es una función del gobierno, al igual que otras del aspecto ambiental. No obstante, El gobierno debería exigir que en cada actividad social o grupal pública, se destaque cómo se llevará a cabo el recogido de desperdicios y su disposición. Además, cómo se ejercerán los controles de sonido, luces y demás.

No estamos señalando sobre faltas en las cualidades de nuestra juventud, ni la de los adultos, pero sí sobre la falta de adiestramiento requerido para el control ambiental. ¿Qué es más importante que la labor de las organizaciones para castigar al que no lo haga? Si substituimos un poco de enseñanza sexual a nuestros niños y juventud (cosa que aprenderán en un momento adecuado), Si atendemos sus necesidades con mayor prioridad que los asuntos del trabajo, reuniones sociales y nuestros amigos, obtendremos indirectamente un mejor control de nuestro ambiente, incluyendo el familiar.

El aire nos provee el oxígeno necesario para nuestra existencia. Nuestra salud depende de su pureza. Los árboles ayudan al ciclo de oxígeno, nos dan frutos, proveen sombra. Nuestra salud depende de ellos. El control apropiado de desperdicios nos provee áreas limpias, fuera de bacterias dañinas, gérmenes, y virus. Nuestra salud depende del control apropiado de los desperdicios. Los sonidos o ruidos más allá de la tolerancia de nuestros oídos hacen daño a nuestro sistema auditivo. Nuestra salud depende del control apropiado del sonido.

La Ciudad México, en el Distrito Federal de México tiene una ciudad con una de las poblaciones mayores en el Planeta, donde la contaminación obscurece la ciudad (no neblina, sino contaminantes) de tal forma, que en muchas ocasiones los empleados no puede ir a sus trabajos debido al polvo contaminante y la poca visibilidad. Las enfermedades pulmonares son numerosas. Es uno de los casos de contaminación ambiental más graves, presente en el Planeta del Sistema Solar, llamado Tierra.

Es cierto que las sociedades y comunidades son cambiantes y es natural que sea así. Pero las funciones básicas de supervivencia, provocadas por las necesidades del ser humano, se mantienen estables. El ser humano ingiere alimentos, genera desperdicios, vive en sociedad con otros, viaja, vive, muere. Esta cadena es continua, se repite. Para poder sobrevivir y darle acceso a futuras generaciones, tenemos que controlar las funciones básicas señaladas. Sabemos que son necesidades humanas y que tendremos que ejecutarlas. La ciudad, como si fuera un ser humano, también tiene sus funciones básicas, entre ellas, disponer de los desperdicios. Son funciones que hay que tener en mente porque tienen que ser realizadas. Para su control se requiere enseñar y adiestrar la población a realizarlas de manera que permita a las futuras generaciones continuar el proceso de vivencia.

Por tanto, los contaminantes de nuestro ambiente, sean nucleares, gaseosos, sólidos, líquidos, son perjudiciales a nuestra salud y le serán muy dañinos a las generaciones futuras. Es nuestro deber, a una escala mundial y nacional, establecer parámetros ambientales que permitan a nuestra población y a las futuras, disfrutar de una vida más feliz y saludable. Las palabras claves son: "enseñanza y adiestramiento, empezando, desde ¡ya!...".

Calentamiento Global

 

 

Retorno a Página Anterior